Cultivemos Menta?


Si quieres cultivar tus propios alimentos en casa o te encanta aliñar tus comidas con condimentos frescos, la menta no puede faltar en tu huerta. Te recomendamos esta planta que crece rápido y que cuando sea cultivada por ti, la apreciarás más al comerla. Debes tener en cuenta que como toda planta, los factores más importantes para que crezca sana es que reciban la luz y el agua que necesitan. Si tienes nuestra maceta no debes preocuparte por esto, ya que la hemos fabricado para entregarle la luz y el agua necesarias para que tu planta crezca sana. Si no tienes nuestra maceta, esta información puede ayudarte a emprender la aventura de cultivar esta aromática planta.


La menta pertenece a la familia Lamiaceae y se caracteriza por sus tallos (rizomas) subterráneos entrelazados, de los que pueden nacer tallos de hasta 80 cm de altura. Sus hojas tienen forma de punta (lanceoladas). Florece en verano, y estas pueden presentar variabilidad de colores, desde blancas, rosas y violetas, que se agrupan en espiguillas terminales. Son plantas aromáticas, con un olor muy característico que te da una sensación de frescor. Han crecido y se han esparcido por todo el mundo, ya sea de forma natural o artificial. Puede adaptarse a diversos tipos de suelos, pero idealmente se desarrolla de mejor forma en suelos bien drenados, ya que no resiste excesos de agua. Si no tienes mucha experiencia en el cultivo de plantas, la menta es ideal para comenzar! Es una planta de rápido crecimiento y propagación, y además, se usa mucho en la cocina. Debido a su gran densidad de raíces, es mejor plantar la menta en una maceta individual, ya que es muy invasora y terminará cubriendo toda la maceta. Propagación y Siembra Básicamente existen dos métodos de multiplicación. Una de ellas es a través de la semilla (forma sexual), donde las nuevas plantas presentarán “variabilidad”, es decir, tendrán características diferentes entre ellas. La segunda forma consiste en estolones (formas asexuales) donde la nueva planta tendrá las mismas características que la planta que le dio origen (planta madre). Si conoces a alguien que tenga una planta de menta bonita, excelente! Porque lo mejor es hacer crecer una menta a partir de estolones de otra planta.

  • Semilla: Se puede realizar a través de almácigos o por siembra directa.

  • Estolón: Se denomina estolón a los brotes laterales que nacen en la base de los tallos y que crecen sobre la superficie del suelo (frutilla) o bajo de él (menta), y que tiene la capacidad de generar raíces en los nudos del tallo formando nuevos individuos. Es el método más recomendado para propagar la menta. Al momento de realizar el trasplante ten preparada la nueva maceta.

Cosecha Una cosecha en el momento oportuno, como también un correcto secado y conservación te permitirá tener infusiones durante todo el año.

  • Ideal cosechar antes de que las flores estén completamente abiertas. Para la recolección de hojas, comienza cortando las más cercanas al suelo.

  • Secado a la sombra, en un lugar seco y ventilado. Es importante que el secado sea lento para evitar la pérdida de color y aroma.

  • Para una mejor conservación, recomendamos guardar en frascos o bolsas de papel, en lugares frescos, secos y oscuros. No utilices bolsas de polietileno, ya que podrían crecer hongos, recuerda que siempre nuestra cosecha mantiene humedad. Lo ideal es conservar máximo por un año, luego se pierden sus propiedades.


Usos La menta es una de las plantas más utilizada por la población del país en todo tipo de desórdenes digestivos, como antiparasitario y para combatir cefaleas. Las hojas (frescas o secas) y sus flores tienen propiedades estimulantes, estomáquicas, carminativas y antisépticas. Se puede preparar sola o en mezclas con otras especies: con ella se preparan jarabes, alcoholatos, tinturas y elixires. Es muy empleada en licorería y en la preparación de vinagres aromáticos.


Muy utilizada como infusión para tratar desórdenes digestivos (gases, náuseas, mal aliento y dolores estomacales). La infusión se prepara con 1 cucharada de vegetal (6 a 8 hojas frescas) para 1 litro de agua recién hervida: beber 1 taza 3 veces al día. Se suele usar en repostería, ideal para adornar cualquier torta. Puedes darle un toque especial a una limonada, o también la puedes utilizar para aliñar tus ensaladas, sobre todo para complementar con tomate. Las hojas frescas añaden sabor y frescura.


Otros beneficios La inclusión de plantas aromáticas permite proteger a tus hortalizas de plagas y enfermedades. Se recomienda asociarla con tomate y repollo. Modo de acción: Repelente: La diversidad de aromas y colores provoca confusión en algunos insectos al afectar sus sentidos. En especial para el caso de la menta, repele orugas, hormigas y pulgones. Atracción de insectos benéficos o predadores.

Este blog fue escrito por Vale, una de los fundadores de Mekero y eterna aprendiz del mundo de las plantas y Ale, amante de la naturaleza, los gatos y las bicicletas.


101 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo