Jabón Potásico: Insecticida, acaricida y fertilizante

¿Te has sorprendido al encontrar seres extraños viviendo en tus plantas?

Su presencia en nuestro jardín es un indicador de que algo ocurre: nuestra planta no está en equilibrio o el ambiente no es el mejor para ella. En ecosistemas no intervenidos por humanos, las plantas, los insectos y microorganismos conviven juntos en equilibrio, pero la intervención humana fragmenta el ecosistema, eliminando o reduciendo el hábitat natural tanto de lo que consideramos plaga, como de los insectos benéficos que actúan como controladores. Sabemos que es todo un trabajo alejar las plagas de nuestras plantas, pero podemos tomar algunas medidas preventivas o curativas, para lo que te recomendamos el jabón potásico que cumple con ambas funciones.


A continuación, te explicamos qué es, sus virtudes, como actúa y cómo utilizarlo.



¿Qué es el jabón potásico?


Básicamente, el jabón potásico es el resultado de la saponificación de tres elementos: hidróxido de potasio (KOH), aceite y agua. Es un producto orgánico, capaz de controlar varias de las plagas más frecuentes en nuestro jardín sin contaminar ni generar problemas a personas o animales. Esto, debido a que no contiene compuestos tóxicos, no es sistémico (no ingresa a la planta), no se bioacumula y su biodegradación es muy rápida, por lo que no requiere un plazo de seguridad. Además, tiene otros beneficios, ya que en su proceso de descomposición produce carbonato de potasa, el que también puede ser utilizado como fertilizante. Te recomendamos el jabón potásico para todo tipo de cultivos como frutales, hortalizas y plantas ornamentales, tanto de interior como de exterior.


¿Cómo y cuándo aplicar el jabón potásico?


La mejor forma de aplicar el jabón potásico es por medio de una pulverización directa en nuestras plantas. Ya que su efecto es por contacto, procura rociar la planta por completo. Ten en cuenta que las plagas se establecen preferentemente en los brotes más jóvenes y en el envés de las hojas (parte inferior), por lo que debes asegurarte de cubrir estas zonas al momento de aplicar.


Si bien puedes aplicarlo en cualquier momento, te recomendamos que lo hagas durante la mañana (temprano) o durante la noche. Si tienes la Rokita inteligente, aplica cuando la luz de la maceta se encuentre apagada. Ten en cuenta que al aplicar con luz (natural o artificial) se puede hacer un efecto lupa y quemar las hojas. Tampoco es recomendable aplicar en un dia de lluvia (lavará el producto) o de fuertes vientos (seca el producto).


Si deseas aplicar otro producto, lo ideal es hacerlo posterior a la aplicación del jabón potásico, ya que este último, mediante su efecto mojante, ayuda a romper la tensión superficial de la hoja, es decir, cualquier otro tratamiento foliar tendrá una mejor absorción y mejorará la eficiencia de esa aplicación.


Finalmente, te dejamos algunas recomendaciones para mantener sanas tus plantas y prevenir el ataque de plagas:


  • Mantén a tu planta nutrida: la salud de nuestras plantas está fuertemente ligada al suelo en el cual se encuentra establecida. Debemos considerar que las plantas a medida que crecen van consumiendo nutrientes y, por ende, es necesario fertilizar. Un suelo con un bajo contenido de nutrientes, materia orgánica, sobreexplotado o incluso contaminado por sobre aplicaciones de plaguicidas, genera condiciones que no permiten que la planta crezca a su ritmo natural, pudiendo generar estrés y dejándola más susceptible a sufrir daños como, por ejemplo, de plagas.

  • Riega por las mañanas: tu planta tendrá mayor disponibilidad de agua cuando la tasa de evapotranspiración* es mayor y, además, evitarás generar humedad durante la noche. Evita sobreregar, hazlo sólo cuando el sustrato se encuentre seco a 4 cm de profundidad, para esto verifica con tu dedo antes de regar. Un indicador de exceso de humedad, son los mosquitos que pueden estar rondando cerca de ella.

  • Evita tenerlas muy agrupadas: si bien mantener unidas tus plantas durante el invierno es una buena medida para contrarrestar el efecto de las bajas temperaturas, procura que el aire fluya entre ellas. Asegurate de que reciban la suficiente ventilación y luz, ya que plantas muy unidas generan condiciones ideales para el desarrollo de las plagas, como son la humedad y sombra.



Sabemos que cada planta es diferente y que necesitamos mucho conocimiento para poder conocer lo que cada una necesita y, así, poder prevenir a tiempo las plagas. A veces puedes tener todos los cuidados necesarios, pero una planta cercana con plaga puede contaminar la tuya, y ya tenemos que comenzar con la tarea de erradicación. Pensando en lo que podría ser más práctico y natural, te recomendamos usar el jabón potásico que puedes encontrar en nuestro Mekero Protector.


*Evapotranspiración: Cantidad de agua que es liberada a la atmósfera desde la superficie terrestre, evaporación hace referencia al suelo y transpiración a la planta.


Este blog fue escrito por Vale, una de los fundadores de Mekero y eterna aprendiz del mundo de las plantas y Ale, amante de la naturaleza, los gatos y las bicicletas.

49 vistas0 comentarios