Plantas para acompañarte en esta cuarentena

La pandemia mundial ha sido difícil para todas y todos, ha afectado nuestra forma de relacionarnos, de vivir el día a día, y de experimentar nuestras emociones. Es por esto que queremos compartir con ustedes, amantes de las plantas, algunas especies que nos pueden ayudar a sobrellevar el encierro de mejor manera.

Les queremos hablar de plantas que nos ayudan a lidiar con el estrés y la ansiedad. Nuestra población sufre de estas condiciones ya en períodos normales.


Para algunas personas, quizás el simple hecho de observar sus plantas, olerlas y cuidarlas, puede ayudarlas a desconectarse de la rutina e inyectar un poco de energía en su día. Nosotros creemos firmemente que cuidar plantas en nuestra vida cotidiana, junto con generar una relación de reciprocidad puede mejorar nuestra calidad de vida.


Los y las que vivimos en Santiago, muchas veces no podemos o no tenemos la posibilidad de interactuar con la naturaleza en un día normal, debido al ritmo acelerado, la hostilidad del ambiente y el grisáceo pavimento que nos rodea. Como si fuera poco, hoy nos encontramos en una cuarentena que nos aleja de parques y plazas.


Es por esto que las y los invitamos a cultivar plantas en su hogar, y llenarse de la naturaleza que tanto nos hace falta.


Acá te contamos sobre 4 plantas que puedes cultivar en tu hogar, independiente de si vives en un departamento o en una casa, y que te pueden ayudar a relajarte en estos momentos de incertidumbre, ansiedad y estrés:


1. Melisa/toronjil

Sabías que Melisa significa abeja en griego? También se le suele llamar toronjil u hoja del limón debido a su aroma característico. Se suele emplear como infusión, ya que otorga muchos beneficios para la salud. Su propiedad principal es la relajante, por lo que es efectiva para reducir el estrés, ansiedad o insomnio. Además, tiene efectos antiespasmódicos, por lo que suele ser consumida por deportistas para aliviar los dolores producidos por el esfuerzo físico. Ten en cuenta que suele inducir el sueño, así que considera este factor al consumirla



Cuidados de la melisa/toronjil


Es una planta de primavera y verano, pero con los cuidados necesarios puedes cultivarla durante todo el año. Durante el invierno es mejor mantenerla en el interior para protegerla de las heladas. Es fácil de cultivar, ya que se adapta a casi cualquier condición de luz y sustrato. Sin embargo, te recomendamos un lugar de semi-sombra. En cuanto al sustrato, que sean materiales porosos (considera al menos un 30% de arena) que permitan un buen drenaje y añade materia orgánica, como compost (no turba).



2. Manzanilla

La Manzanilla es una de las plantas más utilizadas por la población. Tanto sus hojas como sus flores se puede utilizar para tratar un gran número de afecciones, no solo la ansiedad y el estrés. Sirve para trastornos digestivos (dolor de estómago, indigestión), afecciones renales, dolores menstruales e insomnio. De forma externa se puede usar para lavar heridas y aliviar picaduras de insectos. Te recomendamos preparar la infusión con una cuchara de flores en un litro de agua recién hervida y dejar reposar unos minutos.



Cuidados de la manzanilla


Es una planta que puedes cultivar durante todo el año, es resistente al frío, pero sensible a heladas en primavera (floración). Es ideal comenzar a cultivar en esta fecha, y así disfrutar de sus flores en la primavera. Te recomendamos que la primera fase, que va desde la germinación hasta que la planta emerge y tenga 4 hojas, lo hagas al interior de tu hogar, pero procura que reciba la mayor cantidad de horas de luz. Una vez completado este proceso, te recomendamos sacar al exterior. Respecto al suelo se suele desarrollar mejor en suelos con buen drenaje (al menos 35% arena). Si cultivas en maceta, considera que sea de al menos 20 cm de profundidad.


3. Romero

El Romero es un arbusto ramoso siempreverde y de tallo leñoso. Además de sus beneficios contra el estrés y la ansiedad, se le considera una planta rejuvenecedora y estimulante, beneficiosa para la concentración y la memoria. También tiene efectos antiespasmódicos, anti-inflamatorios, antisépticos, digestivos y cicatrizantes. Puedes consumir sus tallos, hojas o flores. La infusión se prepara con 1 cucharada del vegetal para un litro de agua recién hervida. No es recomendable consumir durante el embarazo.



Cuidados del romero

El Romero puede ser cultivado durante todo el año, y lo ideal es reproducirlo a partir de esquejes. Si conoces a alguien que tenga uno, no dudes en pedirle un tallo herbáceo de 10 cm. Te recomendamos que al momento de ponerla en el sustrato, retires sus hojas basales dejando al menos 3 cm desnudos. Cuando cumpla 2 meses puedes comenzar a podarlo, despuntando el tallo principal para incentivar la brotación de los tallos laterales. En cuanto a sus requerimientos, ideal suelos bien drenados (al menos ⅔ del sustrato debe ser arena) y de pH alcalino (7,5 - 8). Respecto a la ubicación, elige un lugar donde reciba la mayor cantidad de luz. Finamente, es resistente a las bajas temperaturas y se adapta bien a climas fríos, así que puedes cultivarlo tanto en el interior como en exterior.

m

4. Cedrón


El cedrón o hierba luisa tiene un gran efecto tranquilizante y suele ser consumida como infusión, ya sea sus hojas o tallos. Se recomienda beber antes de acostarse y es un gran remedio para disminuir sensaciones de nerviosismo, estrés y ansiedad. Su decocción también es recomendada para tratar afecciones gastrointestinales (indigestión, náuseas, cólicos, flatulencia) y para reducir la fiebre. Al igual que las plantas anteriores, prepara una cucharada del vegetal en un litro de agua hervida.



Cuidados del cedrón


Al igual que el Romero, te recomendamos que la comiences a cultivar a partir de esquejes. En este caso, corta tallos o estacas de 15 a 25 cm de largo con 4 a 5 yemas. Ten en cuenta que el Cedrón es sensible a las bajas temperaturas, así que te recomendamos que lo mantengas al interior de tu hogar durante el invierno y lo ubiques en un lugar que reciba la mayor cantidad de horas de luz. No es una planta exigente en cuanto al sustrato, solo procura un buen drenaje (al menos 30% de arena o algún material poroso), un pH entre 6,5 a 7,5 y al menos que la maceta tenga 30 cm de profundidad. Es muy sensible a la falta de agua, evita que se seque. Para todos los casos anteriores, verifica el contenido de agua de tu maceta a 4 cm de profundidad, para esto introduce tu dedo y riega solo cuando esté seco.



Finalmente, ten en cuenta que la naturaleza misma puede ayudarnos a combatir la ansiedad y el estrés. El GROUNDING o EARTHING, afirma que si ponemos nuestros pies descalzos en la tierra, esto ayuda a mejorar el ánimo y bajar el estrés. Este concepto se basa en que la superficie del planeta es considerada un electro coloide negativo, es decir, que es un suministro de electrones que se reponen por el ciclo atmosférico. Cuando tenemos un contacto directo con la tierra se produce una descarga de energía electrostática, que teníamos acumulada en nuestro cuerpo, en donde absorbemos los iones negativos de la superficie la Tierra, creándose un equilibrio de cargas eléctricas.


Si tienes las condiciones, haz la prueba. Puedes caminar, hacer ejercicios o simplemente descansar en la superficie del suelo y verás cómo esta práctica te ayuda en tu día a día.


Este blog fue escrito por Vale, una de los fundadores de Mekero y eterna aprendiz del mundo de las plantas y Ale, amante de la naturaleza, los gatos y las bicicletas.

67 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo