Ruda y tu Rokita ✨

La Ruta graveolens, comúnmente llamada ruda es una especie de la familia Rutaceae. Si bien es originaria de Europa meridional y el Asia Menor, su cultivo se extendió rápidamente por el Mediterráneo, debido a su característico olor y por sus posibles usos terapéuticos.


Es una especie subarbustiva perenne, leñosa en su base y muy ramificada. Su altura promedio varia entre 0.7 a 1 metro. El sabor de las hojas es ligeramente picante y de un aroma muy intenso. ¡Cuidado con su manipulación! Ya que su savia puede generar irritaciones en la piel.


¿Por qué es ideal cultivarla con la Rokita?


Acá te explicamos 3 grandes razones para usar la rokita:


1. Las semillas de ruda requieren de un mayor tiempo (4 semanas) de germinación, a esto sumamos que sus semillas necesitan luz directa y un suelo húmedo, por ende, la rokita es perfecta para asegurar y acelerar su germinación, ya que le proporciona las condiciones antes mencionadas.


2. La época ideal para sembrar la ruda al aire libre es durante la primavera. Pero, si cuentas con la rokita ¡puedes hacerlo durante todo el año!


3. Si bien la ruda se adapta y crece bien en suelos secos, esta condición la hace más propensa al ataque de plagas, y si además consideramos que requiere de luz directa, la rokita le puede otorgar las condiciones necesarias para su óptimo crecimiento.


Propagación


Hay 3 formas de propagar la Ruda:


  1. Semillas: Las semillas de ruda pueden tardar hasta 4 semanas en germinar y es fundamental que reciban luz, así que te recomendamos sembrarlas sobre un suelo (o sustrato) húmedo, pero déjalas descubiertas.

  2. Esquejes:Tan solo corta un tallo o rama de unos 10 a 15 cm de longitud. Quita las hojas inferiores, dejando unos 5 cm de tallo libre de hojas. Luego puedes ponerla en agua y en cuanto aparezcan sus raíces plántala en el patio o maceta.

  3. División de ramas o pies: Consiste en separar las ramas desde la base del tallo, asegurando que cada rama contenga sus propias raíces. Al momento de realizarlo debes trasplantar inmediatamente.

Consecha y secado


Generalmente se utilizan sus hojas, las que deben ser cosechadas o recolectadas antes de la floración, pero cuando se hayan formado los botones florales, ya que en este momento la planta presenta una mayor concentración de aceites esenciales. Puedes ir cortando hojas a medida que las vayas utilizando, o a partir del segundo año puedes realizar dos cortes completos (en el limite del tallo leñoso y herbáceo). También se pueden utilizar sus flores, pero solo cuando comienzan a abrirse.


Una vez cosechadas las hojas o flores, te recomendamos secar a la sombra, en un lugar seco y ventilado. Para una mejor conservación, recomendamos guardar en frascos o bolsas de papel, en lugares frescos, secos y oscuros. No utilices bolsas de polietileno, ya que podrían crecer hongos, recuerda que siempre nuestra cosecha mantiene humedad.


Usos


*Esta contraindicada durante el embarazo. No tomar infusiones concentradas o en grandes cantidades, puede producir úlceras estomacales o intestinales, además de vómitos, diarrea, cefalea y temblores.


En tanto su uso externo, ya sea administración tópica en compresas o como aceite, se usa sobre zonas dolorosas: antirreumático, para luxaciones; como también en procesos dermatológicos: eczema, psoriasis y para lesiones óseas. *Para compresas y lavados puedes usar la misma infusión mencionada anteriormente.


Además de estos usos, debido a su fuerte olor es usada en jardines como repelente de plagas, pero al mismo tiempo puede atraer polinizadores. Respecto a sus usos culinarios destaca su uso aromático, ya sea en ensaladas o en mezclas con alcohol, como coñac.



Este blog fue escrito por Ale, amante de la naturaleza, los gatos y las bicicletas.

64 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo